Facebook Twitter Google +1     Admin

Dirigido a personas relacionadas con el quehacer educativo y que necesitan conocer más sobre la informática educativa, medios audiovisuales y tecnologías afines.

Temas

Enlaces

Archivos

Se muestran los artículos pertenecientes a Octubre de 2007.

Sitios, blogs y software de química y física

20071006005515-135869main-panha.jpg

Para comprender el porque de ciertos fenómenos que observamos desde nuestra más tierna infancia, es la explicación para que el hombre desde el principio de los tiempos buscó explicaciones religiosas, filosóficas y experimentos para resolverlos. La física y la química son algunas de esas ciencias que nos explican el porque de esos fenómenos.
La escuela es el primer lugar donde empezamos a conocer de estas dos ciencias en forma conciente, es importante por consiguiente que los docentes cuenten con los medios adecuados para su enseñanza, principalmente laboratorios bien dotados para que niños y adolescentes aprendan empíricamente estas áreas, buenas guías de trabajo, imágenes, videos, buenos software de simulación y una nutrida bibliografía.
A continuación entrego algunos enlaces a sitios relacionados con estas disciplinas, es de esperar que sean de su agrado.

Aula de física y química

Conversión de unidades

ExploreLearning (inglés)

FisQuiWeb

Química Ambiental

QuímicaBlog

Tabla periódica

Todo fórmulas

Etiquetas: , , , , ,

e-learning en Acción 2007

Me llegó este importante anuncio que comparto con ustedes.

 

e-Learning en Accion 2007 - 12 Casos Latinoamericanos

Newsletter Semanal - Adelanto de los Casos

Participe de e-Learning en ACCION 2007 en vivo por Internet

Presencie y participe activamente de este evento, desde cualquier lugar del mundo. Los 12 casos se transmitirán vía Internet. Podrá ver y escuchar las disertaciones, oir las consultas del auditorio y realizar preguntas a los oradores en forma sincrónica. Además, con la matrícula de acceso al evento virtual, recibirá las grabaciones de las jornadas en CD. Leer Más...

A continuación, conozca más sobre las implementaciones que se presentarán en las jornadas de exposición de casos. 7 y 8 de Noviembre:

“Enseñar biotecnología y reducir distancias", un proyecto de capacitación docente a través de e-learning y videostreaming

Tipo de proyecto: E-Learning + videostreaming

Área: Académica

Empresa cliente

argenbio2

Empresas Implementadoras

fg

Orador:
Lic. Valeria Durand
Coordinadora del Programa Educativo Por Qué Biotecnología de ArgenBio.

Orador:
Ing. Carlos Colleta - Vice-presidente de Aldea Global S.A.
Lic. Fabiana Grinsztajn - Asesora Pedagógica de Fundesco

Resumen del Caso

Tres organizaciones de características diferentes se unen de manera sinérgica con el fin de crear un espacio de Capacitación a Distancia. El proyecto consiste en la implementación de un curso de Capacitación docente sobre la enseñanza de la Biotecnología en ámbitos educativos.

El curso se ha desarrollado a través de la tecnología de videostreaming que permite llegar a los lugares más recónditos del país con una capacitación de calidad, en forma sincrónica y de manera complementaria utilizando una plataforma de acceso virtual para facilitar los intercambios asincrónicos entre el experto y los docentes capacitados, a la cual tienen acceso permanente vía Internet y cumple la función de espacio de intercambio, consultas y biblioteca donde están disponibles los materiales de estudio. Todas las clases son dictadas en tiempo real, pero adicionalmente el alumno puede verlas en diferido (por demanda), sea vía satelital, por Internet de banda ancha o por Internet dial-up.

Aprovechando las fortalezas de las tres organizaciones participantes, se unen la capacidad en el diseño de contenidos digitales sobre Biotecnología y su enseñanza, la transmisión en tiempo real, la organización y logística para el establecimiento de los acuerdos necesarios.

Desarrollo de Serie de Simulaciones AHA! Classroom Sims, Discipline Strategies & Working with Parents

Tipo de proyecto: Simulación

Área : Académica

Empresa cliente

Empresa implementadora

Orador:
Damián M. Piccolo MBA, Simulation Designer

Orador:
Ing. Gustavo Sanabria, Director


Resumen del Caso

Desarrollo de series de simulaciones para ser utilizada por docentes recién egresados o con poca experiencia, para que mejoren sus habilidades en dos distintos escenarios:

  • En Discipline Strategies, frente al aula deben detectar eventos que los alumnos y/o el entorno del aula van generando
  • En Working with Parents, el docente interactúa en una conversación uno a uno, con los padres de los alumnos, resolviendo casos en que se evalúan las habilidades del docente para tratar padres que son de distintas clases sociales/educación.

Las simulaciones se comercializan junto con libros que tratan sobre las formas de encarar cada situación, y son presentadas en workshops periódicamente.

  • Casos Edición 2006
  • Casos Edición 2005
Valoración del Evento
Organizan
Centro de e-Learning UTN
Revista Learning Review

Organización y Coordinación:
Medrano 951 2° Piso. (1179) - Ciudad de Buenos Aires - República Argentina.
Tel: +54 11 4867 7589 Fax: +54 11 4032 0148


Nos vemos pronto.

Etiquetas: , , ,

10/10/2007 18:02 Gerardo González García #. Programas y proyectos No hay comentarios. Comentar.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

¿Por qué la escuela no educa?

20071016183258-97300966-de53934b96-m.jpg

Dejo este discurso de este gran maestro, que si bien es cierto habla de la educación de otro país, en este caso desarrollado y con altos estándares dentro del proceso enseñanza aprendizaje, deja en evidencia problemas que bien podemos visualizar en nuestra realidad de país. Muchos son los padres que han visto y han decidido para sus hijos la opción de educarlos personalmente en el propio hogar. Muchos otros dirán que esto es inadmisible dentro de una sociedad moderna; no obstante lo que vemos en los colegios muchas veces es más malo que bueno, salas con más estudiantes que lo recomendado, un nivel de ruido sobre los decibeles tolerables por el oído humano, pésimo ambiente de trabajo, ya sea por infraestructura en mal estado, implementación deficiente, baja motivación, malas metodologías y una serie de otros problemas que dificultan un buen aprendizaje. Es para reflexionar.

John Taylor Gatto (*)

Este es el discurso de aceptación de John Taylor Gatto para el galardón de Maestro del Año de Nueva York, el 30 de enero de 1990.



 

 

Acepto este premio en nombre de todos los buenos profesores que he conocido a lo largo de los años y que han luchado para hacer de sus relaciones con los niños algo digno, hombres y mujeres que nunca están conformes, siempre cuestionando, siempre esforzándose por definir y redefinir lo que la palabra "educación" debería significar. Un Profesor del Año no es el mejor profesor, éstos suelen pasar demasiado desapercibidos para ser fácilmente descubiertos, pero es un modelo, símbolo de esas gentes anónimas que utilizan sus vidas gratamente al servicio de los niños. Este es su premio tanto como mío.

Vivimos en una época de profunda crisis escolar. Nuestros niños se clasifican a la cola de las diecinueve naciones más industrializadas en lectura, escritura y aritmética. Muy a la cola. La economía mundial narcótica está basada sobre nuestro propio consumo de las mercancías, de forma que si no compramos tantos sueños de humo el negocio colapsaría - y las escuelas son un importante centro de compra -. Nuestra tasa de suicidios de adolescentes es la mayor del mundo y los que se suicidan son niños ricos en su mayor parte, no los pobres. En Manhattan el cincuenta por ciento de los nuevos matrimonios duran menos de cinco años. Algo debe ir mal con seguridad.

La crisis de nuestra escuela es un reflejo de una crisis social más amplia. Parece que hemos perdido nuestra identidad. Niños y ancianos son encerrados y aislados de fuera de lo que sucede en el mundo hasta un grado sin precedentes - nadie habla con ellos ya - y sin niños y ancianos mezclándose en la vida diaria una comunidad no tiene futuro ni pasado, solo un presente continuo. De hecho, el nombre "comunidad" apenas se aplica ya a la forma en que interactuamos con los demás. Vivimos en redes, no en comunidades, y todos los que conozco están solos por eso. En cierto modo la escuela es responsable privilegiado de esta tragedia tal y como lo es también en la creciente brecha entre clases sociales. Utilizar las escuelas como un mecanismo de selección no hace sino crear un sistema de castas, lleno por abajo de intocables que vagan por los trenes del metro pidiendo y durmiendo en las calles.

He observado un fenómeno fascinante en mis veinticinco años de ejercicio de la profesión: que las escuelas y la escolarización son crecientemente irrelevantes para las grandes empresas del planeta. Nadie cree ya que los científicos son enseñados en clases de ciencias o que los políticos en clases de civismo o que los poetas lo son en clases de inglés. La verdad es que las escuelas no enseñan nada salvo como obedecer órdenes. Esto es un gran misterio para mi porque miles de personas, gentes responsables trabajan en las escuelas como profesores, cuidadores y gestores pero la lógica abstracta de la institución sobrepasa sus contribuciones individuales. Aunque los profesores se preocupan y trabajan duro, la institución es psicopática - no tiene conciencia -. Suena la sirena y el joven que se encontraba escribiendo un poema debe cerrar sus cuaderno y moverse a otro aula donde deberá memorizar que el hombre y el mono derivan de un ancestro común.

Nuestro sistema de enseñanza obligatoria es un invento del Estado de Massachussets hacia 1850. Fue resistido - a veces hasta con las armas por un considerable ochenta por ciento de la población de Massachussets- con un último reducto en Barnstable On Cape Cod que no entregaron a los niños hasta la década de los 1880 cuando la localidad fue asediada por el ejército y los niños marcharon a la escuela escoltados.

Aquí tenemos una curioso dato para meditar. La oficina del Senador Ted Kennedy ha sacado un estudio no hace mucho indicando que antes de la educación obligatoria la tasa de alfabetización en el estado era del 98% y que después jamás volvió a alcanzar el 91%, donde se mantiene en 1991. Espero que les sirva.

Aquí hay otra curiosidad sobre la que pensar. El movimiento de "escuela en casa" ha ido creciendo paulatinamente hasta un tamaño de un millón y medio de jóvenes que son educados por completo por sus padres y sus comunidades. El último mes la prensa educativa reportó la increíble noticia de que los niños escolarizados en casa parecen estar entre cinco y diez años por delante de sus compañeros escolarizados formalmente en su capacidades cognitivas.

No creo que nos libremos de las escuelas en un futuro cercano, no ciertamente en lo que me queda de vida, pero si hemos de cambiar lo que se está convirtiendo en un desastre de ignorancia, hemos de entender que la institución educativa "escolariza" muy bien, pero no "educa" - algo por completo inherente al diseño organizacional. No es la culpa de los malos profesores o del poco dinero gastado, es que es imposible que la educación y la escolarización puedan llegar a ser alguna vez la misma cosa.

Las escuelas fueron diseñadas por Horace Mann y Barnard Sears y Harper de la Universidad de Chicago y por Thorndyke de la Escuela Normal de Columbia y otros hombres para ser instrumentos de la dirección científica de las masas. Las escuelas están diseñadas para producir, a través de la aplicación de fórmulas, seres humanos estandarizados cuyo comportamiento pueda ser predecible y controlado.

En gran medida, las escuelas han cumplido su objetivo. Pero nuestra sociedad se está desintegrando, y en esta sociedad, sólo las personas exitosas son auto-suficientes, seguras en sí mismas e individualistas - porque la comunidad de vida que protege al dependiente y al débil está muerta -. Lo que produce la escuela es, como dije, irrelevante. Las personas bien-escolarizadas son irrelevantes. Pueden vender películas y hojas de afeitar, recoger papel reciclado o hablar al teléfono en líneas de teleoperación, o sentarse estúpidamente delante de un terminal de ordenador pero como seres humanos son inservibles. Completamente inservibles para los demás y para si mismos.

La miseria diaria a nuestro alrededor está causada en gran medida por el hecho de que - tal y como Paul Goodman lo estableció hace treinta años- forzamos a los niños a crecer en el absurdo. Cualquier reforma de la escolaridad tiene que tratar con elementos absurdos en su naturaleza intrínseca.

Es absurdo y anti-vital ser parte de un sistema que te obliga a sentarte en lugares recluidos para gente de la misma edad y clase social que tú. Ese sistema te aparta radicalmente de la inmensa diversidad de la vida y de las sinergias de la variedad, de hecho te castra tu propio ser y futuro, acoplándote a un presente continuo de igual forma a como lo hace la televisión.

Es absurdo y anti-vital ser parte de un sistema que te obliga a escuchar a un extraño leyendo poesía cuando lo que realmente quieres es construir casas, o sentarte a discutir con un extraño sobre la construcción de casas cuando lo que realmente quieres es leer poesía.

Es absurdo y anti-vital moverte de aula en aula al sonido de una sirena durante todos los días de tu infancia natural en una institución que no te permite ninguna privacidad y que incluso te la quita en el santuario de tu propia casa pidiéndote que hagas tus "deberes".

"¿Cómo aprenderán a leer?" dirán algunos y mi respuesta es "Recuerda la lección de Massachussets". Cuando los niños reciben experiencias completas en vez de las graduadas en aularios, entonces aprenden a leer, a escribir y cálculo con total facilidad si esas cosas tienen sentido en el ambiente vital que les rodea.

Pero recordad que en los Estados Unidos casi nadie que lea, escriba o sepa cálculo tiene mucho respeto. Somos una tierra de charlatanes, pagamos mejor a los charlatanes y les admiramos, así que nuestros hijos hablan constantemente, siguiendo el modelo de la televisión y de sus profesores. Es muy difícil enseñar incluso lo más "básico" porque ya no son "básicos" en la sociedad que hemos creado.

Dos instituciones controlan a dia de hoy la vida de nuestros hijos: la televisión y la escuela, por este orden. Ambos reducen el mundo real de sabiduría, fortaleza, templanza y justicia hacia una abstracción sin final y sin frenos. En los siglos pasados los niños y adolescentes estaban ocupados en trabajo real, caridad real, aventuras reales, y en la búsqueda real de maestros que pudieran enseñarnos lo que realmente queríamos aprender. Mucho tiempo se pasaba en desempeños comunitarios, practicando el afecto mutuo, el entendimiento y estudiado cada nivel de la comunidad, aprendiendo cómo hacer una casa, y docenas de otras tareas necesarias para convertirse en un hombre o mujer íntegro.

Pero aquí está el cálculo del horario que dispone cualquier niño de los que enseño:

De las 168 horas que tiene la semana, tienen que dormir 56. Lo que les deja 112 hora a la semana en las que formarse.

Ven unas 55 horas de televisión a la semana de acuerdo a informes recientes. Lo que les deja 57 horas a la semana en las que crecerse.

Tiene que ir a la escuela unas 30 horas a la semana, usando unas 6 horas en prepararse, ir y volver a casa, y gastan una media de 7 horas a la semana en deberes- en total hacen 45 horas. Durante este tiempo, están en constante vigilancia, no tienen tiempo ni espacio privado, y son reñidos si tratan de acoplarse individualmente al uso de espacio y tiempo. Eso deja 12 horas a la semana para crearse una conciencia de si individualizada. Por supuesto que mis alumnos comen también, y eso añade algo de tiempo - no mucho, porque hemos perdido la tradición de la comida familiar, por lo que si quitamos 3 horas a la semana para cenas, llegamos a la cantidad neta de tiempo privado para cada niño de 9 horas a la semana.

No es suficiente, ¿verdad?. Cuanto más rica es la familia del niño, menos televisión que ve pero más tiempo que tiene dirigido por una oferta más amplia de entretenimientos comerciales y su inevitable inclusión en una serie de áreas de formación complementaria raramente a su libre elección.

Y todas estas cosas son curiosamente una forma más solapada de crear seres humanos dependientes, incapaces de llenar su tiempo libre, incapaces de iniciar senderos que le den un significado sustancioso y feliz a su existencia. Es una enfermedad nacional, esta dependencia y falta de objetivo, y creo que la escolarización, la televisión y las lecciones - toda la idea Chautauqua- tiene mucho que ver con ello.

Pensad en lo que nos está matando como nación - drogas narcotizantes, competición desenfrenada, sexo recreacional, la pornografía de la violencia, juego, alcohol, y la peor pornografía de todas - vidas dedicadas a comprar cosas, la acumulación como filosofía - todas ellas son adicciones de personalidades dependientes, y eso es la marca que deja inevitablemente la escolarización.

Quiero contaros el efecto que produce en los chicos el quitarles todo su tiempo - tiempo que necesitan para desarrollarse - y forzándoles a gastarlo en abstracciones. Tenéis que escuchar esto, porque ninguna reforma que no ataque estas patologías específicas no serán más que un mero lavado de cara.

1. Los niños a los que enseño son indiferentes al mundo adulto. Esto desafía la experiencia de miles de años. Un observación intensiva de lo que "los mayores" hacían siempre fue una de las más excitantes ocupaciones de los jóvenes, pero nadie quiere crecer ahora, ¿y quien les puede culpar de ello? Nosotros somos los juguetes.

2. Los niños a los que enseño ya apenas sienten curiosidad y la poca que muestran es transitoria, no pueden concentrarse durante mucho tiempo, incluso en lo que quieren hacer. ¿Podéis ver la conexión entre las sirenas sonando una y otra vez para cambiar de clase y este fenómeno de atención evanescente?.

3. Los niños a los que enseño tienen un pobre sentido del futuro, de como el mañana está indefectiblemente unido al presente. Como dije antes, viven en un presente continuo, el preciso momento en el que se encuentran es el límite de su conciencia.

4. Los niños a los que enseño son ahistóricos, no tienen conciencia de cómo el pasado ha dado forma a su propio presente, limitando sus elecciones, moldeando sus valores y sus vidas.

5. Los niños a los que enseño son crueles entre si, muestran falta de compasión ante los infortunios, ríen las debilidades, y muestran desprecio por aquellos que muestran necesidad de ayuda demasiado abiértamente.

6. Los niños a los que enseño se encuentran intranquilos ante la intimidad y la franqueza. No soportan una verdadera intimidad debido a una costumbre de por vida de guardar los secretos dentro de si mismos por lo que van formando su personalidad a base de trozos y partes de comportamiento prestados de la televisión o adquiridos para manipular a sus profesores. Puesto que no son ellos quienes dicen ser, el disfraz se les cae en la intimidad por lo que las relaciones íntimas deben ser evitadas.

7. Los niños a los que enseño son materialistas, siguiendo la estela de sus maestros que materialistamente "gradúan" todo -y sus tutores televisivos que ofrecen todo lo imaginable "gratis".

8. Los niños a los que enseño son dependientes, pasivos, y tímidos ante la presencia de nuevos desafíos. Esto es a menudo ocultado mediante actos de bravuconería, mediante enfados y agresividades que en el fondo solo expresan un vacío sin fortaleza interior.

Podría hablar de otras cuantas condiciones que una reforma de la escolarización tendría que afrontar si nuestro declive nacional pretendiera detenerse, pero por el momento ya habéis comprendido mi postura, tanto si estáis de acuerdo con ella como si no. Puede que sean las escuelas las que causen estas patologías, o la televisión, o ambas. Es una simple cuestión de aritmética, entre escuela y televisión todo el tiempo que los chicos tienen libre es absorbido por ambas. Eso es lo que destruyó la familia americana, que ya no es más un factor en la educación de sus propios hijos. Televisión y escuela, ahí debe buscarse a los responsables.

¿Qué hacer? Necesitamos un feroz debate nacional que no decaiga, dia tras dia, año tras año. Necesitamos gritar y discutir sobre este modelo de escuela hasta que se arregle o se retire de la circulación para su reparación, una cosa u otra. Si podemos arreglarlo, de acuerdo; si no podemos, entonces el éxito del movimiento de "escuela en casa" muestra una vía alternativa con futuro prometedor. Poner el dinero que ahora gastamos en escolarización, hacia la educación en la familia podría matar dos pájaros de un tiro, reparar las familias al tiempo que reparamos a los hijos.

Una reforma genuina es posible pero no debería costarnos nada. Necesitamos volver a pensar en las premisas fundamentales de la escolarización y decidir qué es lo que queremos que los niños aprendan y por qué. Durante 140 años esta nación ha tratado de imponer objetivos de arriba a abajo desde los altivos puestos de mando centrales conformados por "expertos", una élite central de ingenieros sociales. No ha funcionado. No va a funcionar. Y es una gran traición a la promesa democrática que hizo en su dia de esta nación un noble experimento. El intento soviético de crear una república platónica en el Este de Europa ha sucumbido ante nuestra vista, nuestro propio intento de imponer el mismo tipo de ortodoxia centralizada utilizando las escuelas como un instrumento también se está resquebrajando, solo que mas lenta y dolorosamente. No funciona porque sus premisas fundamentales son mecanicistas, anti-humanas, y hostiles a la vida familiar. Las vidas pueden ser controladas por la maquinaria educativa pero siempre se revolverán con las armas de la patología social: drogas, violencia, auto-destrucción, indiferencia y todos los síntomas que veo en los niños que educo.

Ya es hora de que miremos hacia atrás para recobrar una filosofía educacional que funcione. Una que me gusta especialmente fue la favorita de las clases dirigentes europeas durante miles de años. Utilizo tanto de ella como me lo permite mi condición de profesor, es decir, tanto como puedo dentro de la institución de la escolarización obligatoria. Creo que funciona tanto para los niños pobres como para los ricos.

En el núcleo de este sistema de educación para las élites está la creencia de que el auto-aprendizaje es la única base del verdadero aprendizaje. En cualquier sitio en este sistema, a cualquier edad, encontrarás acuerdos para colocar al niño solo en un punto no definido y con un problema que resolver. Algunas veces el problema lleva implícito grandes riesgos, como el problema de cabalgar un caballo o hacerlo saltar, pero eso, claro, es un problema satisfactoriamente resuelto por miles de niños de la élite antes de cumplir diez años. ¿Podemos imaginar a alguien que haya superado tal desafío que alguna vez le faltara confianza en su habilidad para hacer algo?. A veces el problema es un problema de superar la soledad, como hizo Thoreau en Walden Pond o Einstein en Suiza.

Uno de mis antiguos alumnos, Roland Legiardi-Lura, aunque huérfano de sus dos padres y sin herencia, cogió una bicicleta y atravesó solo los Estados Unidos cuando apenas había superado la niñez. No nos puede extrañar entonces que ya siendo un adulto, decidiera hacer una película sobre Nicaragua, aunque no tuviera dinero ni experiencia previa en la realización de películas, y que ganara un premio internacional, aunque su trabajo regular fuera el de carpintero.

Ahora estamos hablando todo el rato de que nuestros jóvenes necesitan desarrollar auto-conocimiento. Ya basta de tanta charlatanería. Tenemos que crear experiencias escolares que devuelvan a los niños su tiempo, necesitamos confiarles desde una edad temprana con independencia de estudios, quizás programado desde el colegio pero que tenga lugar fuera de la institución educativa. Necesitamos crear un curriculum donde cada niño tenga la oportunidad de desarrollar su individualidad y su auto-confianza.

Hace poco cogi setenta dólares y envié a una niña de doce años de mi clase con su madre - que no hablaba inglés - en un autobús hacia la costa de New Jersey para encontrarnos con el jefe de policía del distrito de Sea Bright para comer y disculparnos por contaminar la playa con un casco de Gatorade. A cambio de esta disculpa pública habíamos quedado en que el jefe de policía le enseñaría el trabajo de un policía de barrio durante un dia cualquiera. Unos días después, dos más de mis alumnos de doce años viajaron solos a la Calle West First desde Harlem donde empezaron el aprendizaje con un editor de periódicos, la siguiente semana tres de mis alumnos se encontraban en mitad de los muelles de carga de Jersey a las seis de la mañana, estudiando la mente del presidente de una compañía de transporte por carretera que despachaba trailers hacia Dallas, Chicago y Los Ángeles.

¿Pertenecen estos chicos "especiales" a algún programa "especial"?. Bueno, en cierto modo si, pero nadie sabe sobre este programa salvo los chicos y yo. Solo son buenos chavales de Harlem, brillantes y alertas, pero tan mal escolarizados cuando me los encontré que la mayoría de ellos no sabían sumar o restar cantidades. Ni uno de ellos sabía la población de Nueva York o cuan lejos está Nueva York de California.

¿Eso me preocupaba? Por supuesto, pero tenía confianza en que según iban ganando confianza en si mismos también se convertirían en sus propios maestros, y solo la auto-enseñanza tiene un valor a largo plazo.

Tenemos que devolver a los niños tiempo libre desde ya mismo porque esa es la clave para el auto-aprendizaje, y debemos re-introducirles en el mundo real tan rápido como sea posible para que el tiempo libre pueda ser gastado en algo más que abstracciones. Es una emergencia, requiere una drástica acción de corrección -nuestros niños están cayendo como moscas dentro de la institución escolar, ya sea buena o mala, no importa. Es irrelevante.

¿Qué más necesita un sistema escolar re-estructurado? Necesita que deje de ser un parásito del trabajo de la comunidad en la que se inserta. De todas las páginas escritas en la contabilidad de la historia, solo existe una entrada donde se recluya a nuestros jóvenes y no les pidamos nada de ellos al servicio del bien común. Llego incluso a creer que necesitamos hacer de los servicios a la comunidad una parte importante de la enseñanza escolar. Además de la experiencia enriquecedora que supone trabajar de forma no egoísta, es la forma más rápida de dotar a los jóvenes de responsabilidades reales en la vida corriente.

Durante cinco años manejé un programa escolar "autónomo" donde cada niño, pobre y rico, listo y no tan listo, tenía que dar 320 horas de trabajosos servicios a la comunidad. Decenas de estos niños volvieron años después, ya crecidos, y me contaron que la experiencia de ayudar a alguien les había cambiado sus vidas. Les había enseñado a ver desde otra perspectiva, a repensar metas y valores. Ocurrió cuando tenían trece años, durante el programa de practicas de Laboratorio, y solo fue posible porque el distrito escolar rico de al lado estaba en reestructuración. Cuando volvió la "estabilidad", el laboratorio común cerró. Fue una experiencia muy satisfactoria con un grupo de jóvenes bastante heterogéneos, a un coste demasiado bajo, como para permitir que continuara...

Estudio independiente, servicios a la comunidad, aventuras y experiencia, largos periodos de privacidad y soledad, un millar de diferentes formas de aprendizaje, una por dia o más tiempo - estas son medidas potentes, baratas, y efectivas de empezar una reforma real de la escolarización. Pero ninguna reforma a gran escala va a funcionar de forma que permita recuperar a nuestros jóvenes ya dañados ni a nuestra sociedad enferma hasta que impongamos abiertamente la idea de que la escuela debe incluir a la familia como motor principal de la educación. Si utilizamos la escolarización para separar a los hijos de los padres - y no nos engañemos, esa fue la principal función de las escuelas desde que John Cotton lo anunciará como el propósito de las escuelas de Bay Colony en 1650 y Horace Mann lo enunciara como el propósito de las escuelas de Massachussets en 1850 - vamos a continuar con el espectáculo de horror que tenemos ahora.

El "Curriculum de la Familia" está en el corazón de cualquier buena vida. Nos hemos alejado de ese curriculum; es hora de volver a ello. La forma de devolver la salud a la educación es que nuestras escuelas se liberen del dominio absoluto de las instituciones sobre la vida familiar, es promocionar durante el tiempo de escolarización confluencias de padres e hijos que fortalezcan los lazos familiares. Ese fue mi fin último cuando envié a la chica y su madre al distrito de la costa de Jersey para encontrarse con el jefe de policía.

Tengo muchas ideas para formular un curriculum familiar y estoy seguro que muchos de ustedes también las tienen. Nuestro mayor problema en conseguir que una vez popularizada esta forma de pensar pueda el sistema educativo ser reformado ya que tenemos unos intereses creados que se apropian de antemano de estas ideas para continuar con la escuela como está, a pesar de la utilización de una retórica aparentemente contraria.

Tenemos que exigir que nuevas voces y nuevas ideas sean escuchadas, mis ideas y las vuestras. Ya hemos tenido un amplio repertorio de voces muy autorizadas y con eco en medios escritos y televisión; una década de debate para todos es lo que se necesita ahora, no más opiniones de "expertos". Los expertos en educación nunca han tenido razón, sus "soluciones" son costosas, auto-complacientes, y siempre requieren mayor centralización. Ya hemos visto los resultados.

Es hora de volver a la democracia, al individualismo y a la familia. Ya dije lo que quería decir. Gracias.
(*) John Taylor Gatto fue galardonado durante tres años consecutivos como Maestro del Año de Nueva York, el último de los cuales decidió abandonar sus treinta años de carrera con un artículo en el Wall Street Journal ("I quit, I think"). Desde entonces trabaja incansablemente en la crítica al sistema educativo vigente. Sus libros más recientes son "Dumbing us Down" y "Underground History of American Education"
johntaylorgatto.com
Nos vemos pronto. 

 

Etiquetas: , , , ,

15/10/2007 22:51 Gerardo González García #. Reflexiones No hay comentarios. Comentar.

Simulaciones: el futuro ya está entre nosotros

20071019024104-cat-rv-dupli-0.jpg
Desde Learning Review Latinoamerica extraigo esta entrevista a Raúl Santamarina, docente especialista en educación a distancia.
 
Reportaje a Raúl Santamarina
Director de Distance Educational Network

De la mano de Raúl Santamarina nos sumergimos en el tema de las simulaciones: aclaramos qué es simulación y qué no, sus beneficios, aplicaciones, potencialidad, entre otros temas.

La entrevista que le realizamos a Raúl Santamarina comenzaba con esta potente frase: "Si lo que quieres es crear o mejorar competencias, la gente tiene que saber hacer".   En esta dirección se enfoca este reportaje que invitamos a que lean atentamente.

Learning Review: ¿Cuándo son necesarias las simulaciones en entornos de aprendizaje?

Raúl Santamarina: Cuando lo que se requiere es mejorar o crear competencias en las personas.  Para esto la gente tiene que saber hacer, y en eso hay mucho de experiencia, que no podes ganar tan fácilmente en la vida real, por el solo hecho de que es muy caro.  Imagínate un ejecutivo que lleva a su empresa a la quiebra con el objetivo de practicar...  En cambio, en un entorno simulado podes darte el lujo de quebrar la empresa, recuperarla y manejar situaciones de crisis sin el riesgo de terminar preso o desempleado.

"Hoy en día, para las organizaciones empresariales el exceso de volumen estructural es un problema. Las empresas tienen que manejarse con poca gente, y tienen que tener la capacidad de preparar a su personal muy rápidamente para afrontar situaciones complejas internas y externas," nos explica Santamarina.

LR: ¿Consideras que el e-Learning tradicional va a ser reemplazado por las simulaciones?

RS: No creo que sea reemplazado totalmente.  Siempre en los proyectos de aprendizaje hay diferentes niveles de demanda. Por ejemplo, hay proyectos de capacitación que se hacen por una cuestión de mejora del clima organizacional, en los que no hay un objetivo de aprendizaje de fondo; en estos casos el e-Learning tradicional, sobre todo el basado en píldoras de aprendizaje, tiene su campo.  Pero también hay proyectos de capacitación en los cuales se busca que la gente gane competencias.

Hoy en día, para las organizaciones empresariales el exceso de volumen estructural es un problema. Las empresas tienen que manejarse con poca gente, y tienen que tener la capacidad de preparar a su personal muy rápidamente para afrontar situaciones complejas internas y externas.

Ante esta situación, aquellas empresas que realmente necesitan el desarrollo rápido de competencias y capacidad de acción en su gente, tienen que ir hacia modelos en los cuales el principal beneficio que obtengan las personas de la capacitación sea la experiencia, que es lo que te permite actuar con solvencia.

Esa experiencia se gana en la vida real hundiendo empresas o en un entorno donde experimentes sin hacer daño, o sea, un entorno simulado.  Acá podemos hablar de una simulación completa -que abarca a todas las áreas de una empresa-, o podemos referirnos a una simulación más parcial. 

LR: ¿La simulación como herramienta de aprendizaje, está teniendo relevancia y aplicación tanto en el ámbito corporativo como en el académico?

RS: En realidad, en el ámbito académico sirve para ayudar a los jóvenes estudiantes a salir mejor ubicados en lo que va a ser la realidad del mundo en que van a vivir y aplicar su profesión. Evita que se encuentren con una realidad totalmente diferente a la que plantean los libros.   Este tipo de simulaciones suelen ser más de práctica de juego para percibir lo que potencialmente se vaya a dar en el futuro.

Raúl Santamarina afirma que las simulaciones en entornos de aprendizaje son necesarias cuando lo que se requiere es mejorar o crear competencias en las personas.  Para esto la gente tiene que saber hacer, y en eso hay mucho de experiencia, que no podes ganar tan fácilmente en la vida real, por el solo hecho de que es muy caro.

En el caso de las empresas, que es donde está menos desarrollado pero es donde tiene más valor económico, la simulación te puede ayudar a hacer frente -en un entorno simulado- a situaciones que se dan realmente en esa empresa. Y el conjunto directivo de la empresa puede someter a prueba determinadas decisiones, para ver hacia donde conviene ir, en función de todo lo que puede suceder.  Cabe aclarar que ya no estamos hablando de e-Learning, sino de simulación como recurso de experimentación. 

LR: ¿Mejora la eficacia y eficiencia del aprendizaje?

RS: Enormemente.  En nuestra empresa, cuando se trata de una simulación para el aprendizaje, tenemos una concepción abierta de la simulación.  ¿En qué sentido? Te cuento un poco al respecto.  En principio, y ya en el simulador, te enfrentas con determinada situación.  En ese momento se te brinda material de estudio sobre ese tema, y también a veces un video de un experto que explique qué pasa con ese tipo de situaciones, a fin de que aprendas un poco más.  También habrá información periodística, para ponerte en el contexto de la realidad.  Luego deberás tomar decisiones, que pueden abarcar un periodo, dos, etc., y hasta pueden ser varias decisiones sucesivas.  Pero allí no termina el proceso de aprendizaje.  Aclaro esto porque muchas veces se usa la simulación como objeto unitario de aprendizaje.

En el modelo que nosotros pensamos, una vez que completas esa etapa de la simulación, debes pasar a una siguiente.  Quizá no todos los que participan de la actividad pasen a la misma etapa, sino que lo harán en función de las decisiones que hayan tomado.  La nueva etapa tendrá también contenido teórico, información contextual, y si se quiere otra actividad de simulación;  y así sucesivamente.

Es decir, la simulación pasa a ser un objeto de aprendizaje dentro de un sistema de aprendizaje potenciado por la tecnología.

Lo ventajoso es que quienes participan pueden ver el impacto de la decisión que tomaron en forma inmediata.  Acá estas trabajando directamente sobre el objeto, y viendo cómo responde el objeto a lo que estás haciendo. Hay una relación directa causa-efecto, si bien esto no es tan simple, ya que depende de la complejidad de la simulación.

LR: ¿Cuál es tu percepción acerca de las implementaciones que se están haciendo actualmente en las empresas?

RS: Creo que se está comenzando a hablar de simulaciones; pero lo que observé es que frecuentemente se usa el término en forma que confunde a los profesionales.  Se suele hablar de simulación refiriéndose a entornos gráficos que simulan determinados ambientes, pero que en realidad son representaciones gráficas simuladas, no son simuladores.  No son ámbitos en lo cuales puedes actuar y el simulador responda diferente según cómo has actuado, y te permitan seguir actuando... Eso sí sería un simulador.

"En el caso de las empresas, que es donde está menos desarrollado pero es donde tiene más valor económico, la simulación te puede ayudar a hacer frente -en un entorno simulado- a situaciones que se dan realmente en esa empresa."

En el campo empresarial la simulación no está tan difundida todavía, si bien se la conoce desde hace muchos años.  Creo, básicamente, que es por un problema de complejidad. Desarrollar un simulador no es una tarea fácil, y el proceso de programación para construir un simulador es tremendamente complejo. Aquí estoy hablando de simuladores matemáticos es decir, simuladores que a través de procesos matemáticos bastante complicados, en los cuales hay por ejemplo unas 50 mil instrucciones de programa, reproducen el funcionamiento de un sistema. En ellos, cada cosa que hagas afecta a todo el resto del sistema, en el cual todo se mueve al unísono.

Construir ese tipo de simuladores, desde el punto de vista de modelización es complejo.  El modelo conceptual es relativamente manejable, es llegar a expresar por escrito o verbalmente qué pasa en un sistema (por ejemplo una empresa) ante tales circunstancias.  Pero luego hay que transformar eso en un modelo matemático que permita reproducir el funcionamiento del objeto primario, y aquí es donde se torna bastante complicado.

Entonces, uno de los temas que nosotros hemos trabajado muy fuerte es cómo se transforma un modelo conceptual en un modelo matemático que opere en forma consistente, en nuestro caso en una plataforma de e-learning.  Se podrá usar el simulador para e-learning, o para experimentación.  Actualmente, estamos trabajando con una gran empresa que está realizando una competencia de negocios entre profesionales de la empresa y alumnos avanzados de universidades, que utiliza este simulador a modo de experimentación; no es una actividad de aprendizaje específica aunque, obviamente, la gente aprende mucho sobre todo respecto a cómo hay que percibir a una compañía compleja, cómo tomar a la empresa en su conjunto para asegurarse que no se te vayan de control los factores claves del negocio. 

Nuestra apreciación es que, en la medida que en las empresas se vea que no hay que invertir millones de dólares para desarrollar un simulador, y que es una herramienta que brinda una potencia tremenda para lograr el mejoramiento concreto de competencias, este tema va a evolucionar rápidamente en dicho contexto.

LR: Puntualmente, ¿cuáles son los temores de las empresas para implementar simulaciones?

RS: Tanto los profesionales de las empresas que nunca vieron o participaron de una simulación, como los que sí lo han hecho, tienen una visión distorsionada de las mismas hechas en entornos virtuales, por consecuencia de lo que venimos haciendo y diciendo los especialistas en e-learning.  Estamos transmitiendo un mensaje erróneo. Quien no conoce de simulaciones, observa lo que se suele llamar "simulaciones" que en realidad son solo entornos gráficos, y dice: "esto no me sirve para que mi gente aprenda".

Quienes sí han participado de una verdadera simulación (quizá en un curso de posgrado), cuando ve las supuestas  "simulaciones", piensan: "eso no es simulación, no me engañen", y de esta forma se desprecia a la simulación como recurso de aprendizaje. 

Creo que las simulaciones tienen un potencial gigantesco, especialmente cuando se trata de ganar competencias realmente, pero hay que trabajarlo y darlo a conocer en forma responsable.

Etiquetas: , , ,

18/10/2007 20:41 Gerardo González García #. Reflexiones No hay comentarios. Comentar.

Niños dopados, niños sometidos, niños adiestrados.

20071023021642-obj601geo501pg60p4.jpg

Extraigo este artículo llamado originalmente: Niños dopados, publicado en julio de 2006 en el diario La Nación por Leyla Ramírez y que hace referencia al incremento en Chile de recetas que incluyen Ritalín y otros medicamentos similares utilizados para aplicarlas en niños a los que se les diagnostica hiperactividad, déficit atencional o ambos simultáneamente. No soy psicólogo, pero como educador he conocido cientos de niños con dificultades de aprendizaje o problemas disciplinarios, los que en la mayoría de los casos la fuente del problema radica en aspectos de madurez emocional, baja autoestima, carencias económicas o conflictos que vienen desde las familias, como el maltrato físico o psicológico entre otros, los que en algunos casos conducen a diagnósticos errados, a decir verdad nunca he escuchado ni leído una definición de déficit atencional que sea realmente clara con respecto a las características del problema, encasillando ciertos trastornos de personalidad para llegar al conocido diagnóstico.

El Ritalín en particular es el medicamento insistentemente recomendado por muchos especialistas y profesores a pesar que muchos conocen el daño que este medicamento genera en el mediano y largo plazo. El Ritalín, cuyo componente activo es el metilfenidato, derivado piperidínico relacionado estructuralmente con la amfetamina. Como sociedad occidental, acostumbrada a cambios rápidos preferimos un niño "tranquilo" a un niño inquieto, creativo y motivado.

Como naturista rechazo enfáticamente el uso de este y otros medicamentos similares para el tratamiento de una enfermedad inexistente, esto no lo digo yo, lo dicen muchas personas involucradas de cerca con el problema del Ritalín, el excesivo enriquecimiento de los laboratorios que las fabrican y el hecho que tan sólo en Estados Unidos se habla de 400 casos comprobados de pacientes muertos como efecto del uso de este medicamento y estamos hablando de niños diagnosticados y tratados por especialistas.

El artículo en cuestión alude a la existencia de tratamientos alternativos, terapias específicamente, que si bien pueden ser largas y prolongadas son efectivas, además que no generan daños posteriores a la salud de los pacientes. Hablo principalmente de las Flores de Bach, el Reiki, el Yoga, la Activación de la Glándula Pineal y otros como la aromaterapia o la musicoterapia. Además de una dieta saludable a base de frutas principalmente y verduras. Todas técnicas y terapias que ayudan al paciente a alcanzar la armonía, desarrollar su creatividad y potenciar su personalidad. 

 

En Estados Unidos, fármacos como el Ritalín y Concerta incrementaron sus ventas para niños a niveles alarmantes: 2,5 millones entre 1995 y 2000. Como somos la copia feliz del Edén, nuestra realidad se acerca a la norteamericana. Los expertos alertan: “Sólo un 10% de los llamados niños hiperactivos necesita Ritalín y el 90% restante sufre sólo problemas educativos y sociológicos y su comportamiento es una reacción a su entorno”.

Leyla Ramírez
La Nación

Carolina es profesora de educación musical en un colegio de la comuna Pedro Aguirre Cerda. Se acostumbró a ver llegar hasta su sala de clases a Diego, un alumno de 9 años reconocido por ser “el centro de mesa”. “A mí de verdad me gustaba como era Diego. Yo lo encontraba alegre, despierto. Era un poco inquieto, pero normal, nada terrible”, cuenta Carolina, quien quedó helada de asombro el día en que el mismo niño animado que ella conoció llegó al colegio convertido en otro. “Nadie sabía lo que le pasaba. Se apagó, nunca volvió a ser el mismo. Ahí me enteré que otra tía le había recomendado a la madre de Diego llevarlo al neurólogo por déficit atencional. Le dieron pastillas”.

Carolina cuenta que entre sus alumnos ya se ha hecho habitual el mismo diagnóstico de Diego, pero ella se revela ante la uniformidad de los resultados: “No creo que todos los niños tengan déficit atencional. No puede ser. Les dan pastillas para que se calmen, pero es tarea de los educadores buscar formas para integrarlos, para que tomen en cuenta lo que les enseñas”, concluye resignada Carolina.

La sobremedicación de los menores no es un tema reciente en Chile, pero los expertos coinciden en que el objetivo del Ritalín se ha vuelto muy similar al que cumple el Ravotril en los adultos chilenos.

Pastilla de la obediencia

Como el trastorno por déficit de atención es a veces acompañado de estallidos de mal genio y otros comportamientos perturbadores, algunos médicos recetan antipsicóticos a los niños para aplacarlos, una estrategia que algunos especialistas y padres dicen que da resultado. La fórmula mágica viene de la mano del metilfenidato, comercializado bajo los nombres de Ritalín y Concerta.

Este sicoestimulante es un derivado anfetamínico clasificado en el cuadro de los estupefacientes que actúa sobre el sistema nervioso central. Indicado para el tratamiento del déficit atencional, con o sin hiperactividad en niños mayores de 6 años, tiene como propiedad ayudar a los jóvenes pacientes a centrar mejor su atención, lo que le ha valido el sobrenombre de “píldora de la obediencia”.

Pero muchos niños que presentan exceso de inquietud o se distraen fácilmente, requieren de una intervención que explore la causa del trastorno.

Claude Bursztejn, jefe de servicio de los hospitales universitarios de Estrasburgo, resumió a la perfección el punto central del problema, en una nota publicada hace unos meses en “Le Monde Diplomatique”: “el Ritalin está en vías de trivializarse, porque se presenta como a la insulina para los diabéticos”.

Una postura con la coincide la sicóloga clínica Esther Morales, quien sostiene que el aumento en la medicación de sicofármacos en niños también se da en Chile, siendo alentado por las farmacéuticas –para aumentar sus ventas- y por los colegios que no quieren en sus filas a niños inquietos o distintos. “Me llama la atención que cuando un niño tiene algún tipo de problema siempre le piden a los padres que lo envíen al neurólogo. Muchas veces bajo amenaza de expulsión. En el fondo lo que le están pidiendo a esos padres es que le den Ritalín al niño. Lo que esos colegios quieren -y es muy penoso que la educación chilena sea así- son puntajes para lucir. La salud mental de los niños les importa nada. Y eso es antiético e inmoral”.

La experta lleva más de 20 años tratando con éxito niños diagnosticados con síndrome de déficit atencional sin necesidad de recetar siempre fármacos. Ella prioriza la evaluación en forma individual de los padres, del menor y pide el apoyo de los docentes. “Lo que pasa es que la gente quiere soluciones mágicas y como la pastilla actúa rápido, entonces creen que con eso solucionan el problema, pero se equivocan. A veces haciendo una intervención con los padres y a nivel escolar con la profesora jefe, solicitando su colaboración en cuanto a un trato más amable y cariñoso con el niño, se logran resultados asombrosos”, dice.

En la misma línea, Daniza Pérez, psicóloga y subjefa del área de prevención del Conace dice que recetar un fármaco de este tipo es una medida que debe adoptarse tras una completa evaluación del niño y que el error de algunos profesionales tiene que ver con saltarse pasos necesarios en el diagnóstico y el manejo de los síntomas. A lo anterior se suma “la urgencia de la familia o el colegio que demandan o solicitan al médico la indicación de algo rápido, mágico y efectivo que les arregle el problema, sin escuchar muchas veces lo que los síntomas nos quieren decir”.

Pérez hace ver también la responsabilidad de la familia. Afirma haber visto como muchos padres se quedan sólo con la solución farmacológica que alivia a los niños momentáneamente, pero se resisten a seguir el tratamiento completo más a largo plazo como por ejemplo la sicoterapia o la incorporación de terapias complementarias (ver recuadro).

Lo cierto es que diversos estudios indican sólo un 10% de los llamados niños hiperactivos necesita Ritalín y que el 90% restante sufre sólo problemas educativos y sociológicos y su comportamiento es una reacción a su entorno.

Laboratorios felices

Los expertos dan la luz de alerta de lo que sucede en Chile y para eso revelan las cifras rojas de los países desarrollados. Sólo en EEUU estos medicamentos incrementaron sus ventas para niños a niveles alarmantes: 2,5 millones entre 1995 y 2000. En muchos casos la receta fue extendida por trastornos por déficit de atención u otros problemas de comportamiento para los que esos medicamentos no han demostrado ser útiles. Ritalin y Prozac lideran las cifras.

Otros países del globo siguen la línea norteamericana. Según un informe publicado en el “Archivo de Enfermedades de la Niñez”, una revista especializada en medicina infantil, en la última década el número de niños tomando antidepresivos aumentó en un 70%. El trabajo lo realizó la Universidad de Londres sobre las tasas de prescripción de medicamentos en nueve países, incluidos Gran Bretaña, Francia, Canadá, Argentina, Brasil y México.

Los autores del informe encontraron que los médicos en estos países ahora están mucho más inclinados a recetar a los niños medicinas contra la depresión, la ansiedad, la hiperactividad y otras condiciones mentales, de lo que estaban hace cuatro años.

Otra mala costumbre que estamos a punto de copiar.

TERAPIAS COMPLEMENTARIAS

Esther Morales comenta que en el tratamiento que hace con los niños incorpora terapias complementarias como flores de Bach, homeopatía y Reiki, que asegura dan muy buenos resultados en los menores y no son invasivos. Así también aconseja cambios en la alimentación para reducir el nivel de hiperactividad en los pequeños: eliminar azúcar blanca, alimentos chatarra y bebidas con colorantes, preservantes y saborizantes. Privilegiar alimentos naturales, verduras crudas, bajar el consumo de carnes con hormonas como el pollo, eliminar la Coca Cola, “una bebida adictiva que los acelera”.

Lo mismo hace Daniza Pérez –además terapeuta floral- quien sostiene que para sintomatología depresiva, ansiosa, problemas de concentración y de conducta, previa evaluación que descarte origen neurológico, las flores de Bach tienen un efecto muy positivo, pues armonizan energéticamente las emociones del niño, mejorando estados anímicos, alegrando la vida, disminuyendo la ansiedad y controlando los impulsos, lo que puede mejorar mucho la concentración y los problemas de aprendizaje de tantos niños que están interferidos por un desequilibrio a nivel de sus emociones que los lleva a manifestar problemas conductuales y/o de aprendizaje. Enlace al artículo original

Nos vemos pronto.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , ,



Plantilla basada en http://blogtemplates.noipo.org/

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris